9.29.2014

te dedico un pequeña serenata diurna




que yo sé que nunca me has dejado
y que en cuatro años parece que apenas fué...
no, no he aprendido a dejarte ir
y menos si de noche te presentas
que aún no puedo guardar silencio
por que rompo en llanto
...
que no puedo...
que no sé qué pensar...
que no sé qué creer...
que no me parece natural que no estés
Mago... todo va bien...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada